Mantenimiento Eléctrico Seguro y Eficaz con Limpiadores de Contacto en Aerosol

Un limpiador de contacto es un limpiador con disolvente diseñado para eliminar la contaminación de los contactos eléctricos, las superficies conductoras de los conectores, los interruptores y otros componentes eléctricos y electrónicos con contactos de superficie móvil.

El trabajo de un limpiador de contacto consiste en eliminar la contaminación aislante lo antes posible, lo que puede evitar muchas limpiezas. Los limpiadores de contacto suelen estar envasados en botes de aerosol presurizados para proporcionar una pulverización enérgica que crea agitación y llega a todas las grietas de los conectores.

Los tipos de productos relacionados incluyen limpiadores eléctricos, limpiadores de interruptores y específicos para la reparación de automóviles, limpiador de terminales de baterías.

 

¿Por qué utilizar un limpiador de contacto?

Cualquier contaminación en el área de contacto de un dispositivo eléctrico, como el polvo, la suciedad, la grasa y la oxidación, puede aumentar la resistencia eléctrica y posiblemente conducir a problemas de conectividad. Esto significa que el flujo de corriente se reduce o se interrumpe potencialmente, lo que afecta al rendimiento del dispositivo y puede provocar riesgos de seguridad. Las zonas de contacto con alta resistencia podrían calentarse o la contaminación conductora podría crear un cortocircuito.

Hay varias opciones disponibles y compromisos que hay que tener en cuenta a la hora de comprar un limpiador de contacto. Aunque un precio bajo puede ser atractivo, hay otros factores que pueden tener un gran impacto en el rendimiento y la seguridad…

 

Inflamabilidad

Los limpiadores de contacto suelen contener alcoholes y disolventes de hidrocarburos, que son muy inflamables. Suelen ser limpiadores económicos y eficaces, pero pueden suponer un riesgo para la seguridad si no hay una ventilación adecuada, especialmente si hay llamas expuestas, chispas (por ejemplo, en un proceso de soldadura) o superficies calientes cerca.

Los limpiadores de contacto no inflamables pueden evitar estos problemas de seguridad, pero suelen tener un precio elevado. Tenga cuidado con los limpiadores no inflamables que contienen materiales tóxicos como el percloretileno, el tricloroetileno o el bromuro de n-propilo (vea los detalles más adelante en este documento).


El método más común para identificar el grado de inflamabilidad de un limpiador en aerosol de contacto es el pictograma de inflamabilidad del GHS (Sistema Globalmente Armonizado, o GHS, por sus siglas en inglés) (ver el símbolo del diamante arriba). A menos que un limpiador de contacto en aerosol pueda superar una prueba muy estricta, debe llevar el pictograma de inflamabilidad en la etiqueta.

Algunos limpiadores de contacto y otros limpiadores industriales tienen "High Flash" (Alto punto de inflamabilidad) o "HF" en el nombre. Los disolventes de alto punto de inflamabilidad aún admiten la combustión, pero los vapores no arden a temperaturas ambientales normales inferiores a 140°F/60°C.

Para medir el punto de inflamabilidad de un disolvente, se calienta desde la temperatura ambiente hasta el punto de ebullición y, al mismo tiempo, se utiliza una chispa o fuente de ignición para intentar encender los vapores. Si los vapores se encienden, se registra la temperatura del disolvente calentado en ese momento, lo que proporciona un punto de inflamabilidad.

Los limpiadores de contacto de alto punto de inflamabilidad se eligen generalmente porque tienen un costo relativamente bajo y se consideran más seguros de usar en condiciones normales de funcionamiento en comparación con los disolventes altamente inflamables.

La elección de un disolvente de alto punto de inflamabilidad puede ralentizar su proceso, ya que a menudo contienen disolventes a base de terpeno y/o disolventes de limoneno a base de cítricos. Estos tienen una evaporación extremadamente lenta, por lo que mientras que un disolvente a base de alcohol podría evaporarse completamente de un conector en minutos, un disolvente de alta inflamabilidad podría tardar horas.

 

Resistencia dieléctrica

Si piensa limpiar los contactos con la corriente eléctrica encendida, o puede encenderla antes de que el disolvente se haya evaporado por completo, busque un limpiador con la mayor rigidez dieléctrica posible. Conozca siempre el amperaje y el voltaje de los circuitos que está tratando de limpiar antes de rociar cualquier cosa en los circuitos y evalúe la idoneidad de cualquier limpiador en su aplicación. Cuanto más alto sea el número, mejor, y hay que evitar rociar los contactos energizados con algo inferior a 30 kV (30,000 voltios).

La rigidez dieléctrica es el campo eléctrico máximo que el material puede soportar antes de que se rompan sus propiedades aislantes. Cuanto menor sea la rigidez dieléctrica, más probable será que se rompa y permita que la electricidad fluya a través de ella, creando un cortocircuito y/o un problema de seguridad importante.

En cuanto haya suficiente electricidad libre, se descargará inmediatamente o, en un nanosegundo, a través del material aislante. Si no se descarga a través de él, lo degradará gravemente hasta el punto de que no sea útil como aislante.

 

Compatibilidad con plástico/hule

Aunque las superficies de contacto de los conectores son metálicas, a menudo están alojadas en plástico, además de las juntas de goma. Un limpiador con disolvente incompatible puede agrietar (crear pequeñas grietas), fragilizar o ablandar el plástico, e hinchar, encoger o incluso disolver las juntas. Al evaluar un nuevo limpiador de contacto, siempre debe probarse antes de utilizarlo.

Los plásticos rígidos como el ABS, el policarbonato (nombre comercial Lexan) y los materiales acrílicos como el plexiglás pueden ser muy sensibles a los disolventes fuertes como el tolueno, el xileno y la acetona. Los disolventes a base de alcohol e hidrocarburos suelen ser mejores para los plásticos sensibles.

El hule, la silicona u otros sellos o empaques hechos de materiales elastoméricos (suaves) pueden tener la tendencia a hincharse o encogerse con la exposición a disolventes fuertes. Después de que el disolvente se desprenda, pueden volver a sus dimensiones originales, o cambiar permanentemente, afectando a la eficacia de la junta. Los materiales de juntas con base de poliéster o teflón son menos propensos a sufrir este tipo de daños a causa de los disolventes agresivos.

 

Toxicidad

El bromuro de N-propilo (nPB), el tricloroetileno (TCE) y el percloroetileno (Perc) son disolventes tóxicos que se utilizan a menudo en los limpiadores de contacto no inflamables. Se citan ejemplos en los que los trabajadores sufrieron importantes efectos en su salud cuando se expusieron a altos niveles de estas sustancias químicas, como dolores de cabeza, mareos e incluso la pérdida de control de todo el cuerpo. Otros estudios han demostrado una posible relación con problemas reproductivos y cáncer.

Estos riesgos han hecho que las instalaciones de mantenimiento se replanteen su elección de disolventes, especialmente en el caso de la limpieza manual, en la que la exposición tiende a ser mayor que en los procesos de limpieza más automatizados. La limpieza de contacto, por su propia naturaleza, es muy práctica, por lo que el control estricto de la exposición a los productos químicos suele ser muy difícil. La mejor opción es evitar los disolventes más tóxicos, aunque sean legales y estén fácilmente disponibles.

  

El método más rápido y sencillo para identificar un posible problema son los pictogramas del GHS (Sistema Globalmente Armonizado) (véase el símbolo del diamante más arriba). Si ve el pictograma de toxicidad crónica (un diamante que contiene una persona con el pecho explotando), significa que el producto contiene algo que puede causar efectos a largo plazo. Eso no significa necesariamente que sea un carcinógeno, pero debería incitarle a mirar detenidamente la Ficha de Datos de Seguridad (FDS) (en inglés, Safety Data Sheet o SDS).

El pictograma de toxicidad aguda (diamante con calavera y huesos cruzados) significa que el producto puede tener un impacto a corto plazo sobre la salud. De nuevo, compruebe cuidadosamente la FDS si ve este símbolo. Es posible que tenga que tomar medidas extraordinarias para reducir la exposición personal, o si eso no es realista para su aplicación, evitar el producto por completo.

Ningún limpiador de contacto Techspray contiene disolventes tóxicos como nPB, TCE y Perc. Si bien hay que seguir prestando atención a las advertencias de las etiquetas y a las hojas de datos de seguridad (FDS) y llevar un equipo de protección personal (EPP) adecuado, los requisitos no serán tan exagerados para mantenerse dentro de un rango seguro de exposición.

Para obtener más información sobre este tema, consulte el video del seminario web “Replacing n-Propyl Bromide (nPB): What You DON'T Know CAN Hurt You” y el artículo “EPA Considers 1-Bromopropane (n-Propyl Bromide, nPB) an ‘Unacceptable Risk’ for Degreasing”.

 

Cuestiones medioambientales

En el pasado, el agotamiento de la capa de ozono era un problema con los limpiadores de contacto que contenían clorofluorocarbonos (CFC), como el freón, e hidroclorofluorocarbonos (HCFC), como el AK-225. Dado que esos disolventes ya no están disponibles en el mercado comercial de Norteamérica, la preocupación se ha centrado en los compuestos orgánicos volátiles (COV), los disolventes que aumentan el smog o los disolventes con un alto potencial de calentamiento global (PCG), también llamado Índice GWP (acrónimo del inglés Global-warming potential). Algunas normativas estatales (por ejemplo, CARB o California Air Review Board), municipales e incluso específicas de la industria restringen el uso de materiales de alto COV o alto GWP.

Para complicar las cosas, los distintos organismos definen y miden los COV de manera diferente. Un limpiador de contacto puede considerarse de bajo COV según la definición estándar de la EPA (Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos), pero puede ser de alto nivel según la CARB.

 

Cómo eliminar el óxido

Los limpiadores de contacto a base de disolventes no suelen ser eficaces para eliminar el óxido y otras formas de oxidación.

Para eliminar la oxidación o el óxido, un cepillo de latón o de acero es el método más común para fregar la oxidación. Con este método, hay que tener cuidado para evitar dañar los contactos y otros componentes. Para los contactos sensibles también se utiliza el nylon.

Para eliminar el óxido en las zonas estrechas de los conectores e interruptores eléctricos, se puede utilizar un ácido suave como el vinagre, y se ofrecen otros agentes para la limpieza de los terminales de la batería, como el bicarbonato de sodio. Independientemente del material de limpieza, hay que procurar enjuagarlo. Un limpiador lo suficientemente fuerte como para eliminar el óxido podría seguir actuando en superficies metálicas no deseadas.

 

Para más información sobre los limpiadores de contacto Techspray, visite www.techspray.com o llame al 800-858-4043.

 

Fuente: Guía Definitiva de Limpiadores de Contactos

No terminó de enviar su información para solicitar una muestra