Compuestos Orgánicos Volátiles (COV): Aclarando un Tema Muy Difuso



Cada mes recibimos muchas consultas de clientes que quieren saber el contenido de COV de nuestros productos a base de solventes. Muchas personas que llaman se desconciertan al saber que esto no es una simple cifra que pueda incluirse en las etiquetas de los productos. Desafortunadamente, cuando hablamos de los COV, nada es tan simple. Dos circunstancias se suman a la complejidad y la confusión de determinar los COV de un producto:

  1. En Estados Unidos, hay una lista del Gobierno federal y muchas listas estatales y municipales de productos químicos exentos; sin embargo, dichas listas no siempre concuerdan entre sí.
  2. Hay cinco métodos aprobados por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos para calcular el contenido de COV, y cada uno de estos puede arrojar valores diferentes para el mismo producto. Dentro de Estados Unidos, la elección de un método de cálculo en particular puede depender de la ubicación del usuario, las regulaciones de calidad del aire para la región específica del país y la localidad del mismo y las Normas Nacionales de Emisiones para Contaminantes Atmosféricos Peligrosos (NESHAP) que sean aplicables. Aun así, se debe utilizar más de un método para calcular los COV, ¡dependiendo de las diferentes formas en que se pueda usar un producto dentro de una misma fábrica!

Analicemos brevemente qué son los COV y por qué son tan importantes. COV significa "compuestos orgánicos volátiles". Se trata de sustancias químicas cuyos vapores reaccionan químicamente, en presencia de la luz solar, con óxidos de nitrógeno (NOx, los cuales son producidos por los escapes de los automóviles, la quema de combustibles fósiles para la generación de energía y otros procesos industriales) que se encuentran en el aire para producir ozono troposférico y "esmog". La capacidad de ciertos vapores químicos de producir esmog, cuando la luz solar los hace reaccionar con óxidos de nitrógeno, se conoce como reactividad fotoquímica. Las emisiones a la atmósfera de estos vapores fotoquímicamente reactivos es lo que preocupa a la EPA.

Las sustancias químicas cuyos vapores no son fotoquímicamente reactivos, es decir, no reaccionan con los NOx para formar esmog, se consideran exentos y no se toman en cuenta para calcular el total de ingredientes de COV presentes en un producto. Algunas sustancias químicas que utilizamos, como la acetona en recubrimientos y el HFC-134a en aerosoles de aire comprimido y congelantes, no son fotoquímicamente reactivos, por lo que quedan fuera de los cálculos de COV.

En Estados Unidos, la EPA publica una lista de sustancias químicas exentas, y muchos estados publican sus propias listas de sustancias químicas exentas (por ejemplo, California a través de la Junta de Recursos del Aire de California [CARB]).  Además, algunas localidades y municipios publican sus propias listas (por ejemplo, el Distrito de Gestión de la Calidad del Aire de la Costa Sur [SCAQMD] para la costa sur de California). Una sustancia química que aparezca como exenta en la lista de la EPA podría no tener la misma clasificación en determinadas listas estatales o municipales.

En la mayoría de los casos, la contaminación del aire o los problemas de esmog son de naturaleza local, y la solución más adecuada es una respuesta local. Por lo tanto, algunos municipios promulgan sus propias regulaciones sobre COV para resolver sus particulares problemas de esmog. Si las múltiples regulaciones del Gobierno federal y los requisitos de emisiones generales o específicos de los estados no resuelven los problemas particulares de una ciudad, entonces es responsabilidad del municipio desarrollar y hacer cumplir sus propias leyes para resolver el problema. Es posible que tengan que incluir ciertas sustancias químicas en su lista de "no exentos", incluso si estas mismas sustancias químicas se consideran exentas a nivel estatal o federal.

Los COV comúnmente se expresan como un porcentaje, el cual abarca la combinación completa de los COV que no están exentos. Por ejemplo, el alcohol isopropílico (IPA) no está exento por las normas de la EPA (y la mayoría de las otras, si no es que todas), por lo que el IPA 99 % puro tiene un COV del 99%. El IPA 70 % puro, con 30% de agua purificada, tiene un COV del 70 %, ya que el agua está exenta.

Hay industrias específicas (por ejemplo, la de Mantenimiento, Reparación y Operaciones aeronáuticas) que, independientemente de dónde operen, pueden estar reguladas por un reglamento NESHAP establecido por el Gobierno federal, que especifica el porcentaje permitido de emisiones. Si una empresa en particular opera en conformidad con un reglamento NESHAP, debe calcular las emisiones de COV de una manera totalmente diferente, poniendo especial atención en la volatilidad (presión de vapor) de los productos químicos que utilice, en lugar de su reactividad fotoquímica. Para el NESHAP, los COV se expresan en gramos por litro en lugar de un porcentaje.

Esto resume muy bien las razones por las que es tan difícil especificar una simple cifra para el contenido de COV de los productos de limpieza de Techspray. En Estados Unidos, para determinar con exactitud los requisitos de COV para una fábrica, usted necesitaría conocer específicamente la zona del país en que esta se encuentra, la región de la EPA que establece las regulaciones para su operación, si está operando en conformidad con las NESHAP del gobierno federal, si existen regulaciones de emisiones estatales y locales y el uso específico que se le dará al producto o la manera en que empleará. Un valor calculado para un producto determinado, para un cliente determinado, no sería aplicable para otro cliente de otra región de Estados Unidos, especialmente si cada uno le da al mismo producto un uso diferente. 

Debido a la complejidad de estas cuestiones, Techspray ofrece productos que cumplen con la mayor variedad de normas posible. Si usted está buscando productos que cumplan requisitos muy estrictos, comuníquese con un especialista en diferentes usos a través de tsales@techspray.com o 800-858-4043.

No terminó de enviar su información para solicitar una muestra